¿Por qué pasar de una tienda física a un ecommerce?

¿Por qué pasar de una tienda física a un ecommerce?
En esta ocasión compartimos un artículo de nuestro aliado Tienda Nube, una solución que te permite crear y administrar una tienda virtual de manera muy sencilla; te brinda diferentes herramientas para incrementar tus ventas y acceder fácilmente al mundo del ecommerce.

Si ya cuentas con una tienda física y tu negocio marcha sobre ruedas, quizás no esté en tus planes inmediatos moverte al mundo online e incursionar en el ecommerce. Puede que algunas de las tareas que implican tener tu propia tienda virtual (como pensar en contratar un servicio de hosting, configurar tu página, elegir un diseño y cargar los productos que vendes, entre otras cosas) te suenen complicadas y costosas, por lo que siempre termines desestimando la idea. La buena noticia es que esto es mucho más fácil de lo que piensas: hay muchas alternativas mediante las que puedes tener tu propio ecommerce fácilmente y sin pasar por todo ese estrés.

En cuanto al ecommerce, es importante que tengas en cuenta que es un sector que viene creciendo a un ritmo sostenido a nivel global. Para que te des una idea, solo en Argentina el comercio electrónico creció más de un 60% durante 2014, generando ventas por 40.000 millones de pesos.

Esta tendencia se repite en muchos países de Latinoamérica, por lo que cada vez hay más personas vendiendo sus productos por internet, aun teniendo una tienda física. Queremos contarte las razones por las cuales crear un ecommerce a partir de una tienda física es una excelente opción y algunos consejos para que puedas hacerlo sin problemas.

7 razones por las que deberías crear un ecommerce
si ya cuentas con una tienda física
1. Cada vez más gente busca online para comprar offline

Hay dos datos que son relevantes para entender este fenómeno. En primar lugar, más del 50% de los latinoamericanos ya cuentan con acceso a internet, por lo que probablemente tu audiencia esté usando la red para buscar productos y servicios.

Por otro lado, hay un estudio de la consultora Accenture que indica que casi el 90% de los consumidores de EE.UU. buscan productos primero en internet para después ir a una tienda física y comprarlos.
2. Una tienda online tiene un alcance mucho mayor que una física

Al revés de lo que pasa con una tienda física, un ecommerce te permite no estar limitado por cuestiones geográficas, así que puedes tener presencia a nivel nacional e inclusive internacional y enviar tus productos al lugar que sea.

3. Puedes ampliar tus canales de atención al cliente

Al contar con una tienda online, puedes ofrecer nuevos medios de contacto para la comodidad de tus clientes, además de otros más tradicionales que probablemente ya tengas (como teléfono o email). Algunas opciones son una página de ayuda o de preguntas frecuentes, un chat integrado en tu sitio o atención mediante las redes sociales.

4. El horario no es un impedimento

En una tienda online puedes vender en cualquier momento del día porque no hace falta que estés presente para que el comprador cierre la transacción. Tus clientes tendrán la posibilidad de comprar cuando les parezca mejor, sin moverse desde donde estén.

5. La gente confía más en marcas que tienen presencia online y offline

Algunas personas aún no confían en la seguridad de las transacciones online. Pero si ya cuentas con una tienda física a la que las personas puedan acudir en caso de alguna duda o inconveniente, tienes una ventaja.

6. Ya cuentas con experiencia y con una clientela

El hecho de que tengas una tienda física indica que tienes conocimientos específicos y que hay gente que decide comprarte. Por lo tanto, puedes usar esa experiencia para crear tu tienda online y generar iniciativas para que la gente que te compró offline lo siga haciendo online (por ejemplo, ofreciendo a tus clientes un cupón de descuento).

7. Operar online es menos costoso

El costo de abrir (y llevar adelante) una tienda online es mucho menor que el que debes afrontar para mantener una tienda física. Por ejemplo, con un ecommerce te liberas de un gasto bastante grande como lo es el alquiler de un espacio físico.

3 consejos para integrar exitosamente
tu tienda física al ecommerce

Si lo que dijimos más arriba terminó de convencerte para abrir tu propia tienda online, tómate cinco minutos más y presta atención a algunas buenas prácticas.

1. Usa un ERP para administrar tu negocio

Integrar una tienda física y otra virtual puede ser más sencillo si usas un ERP (o “Enterprise Resource Planning”, que significa “planificación de recursos empresariales”). Este tipo de herramientas, que sirve para integrar tus finanzas, tu stock y otros aspectos comerciales, es particularmente necesaria cuando tu ecommerce tiene un tamaño medio. Por ejemplo, si cierras una venta en alguno de los dos canales, el sistema actualizará la información automáticamente y ese producto ya no estará disponible para que lo compren en el otro canal.

2. Presta atención a los clientes cross-channel

Hoy en día, los consumidores son multicanal, es decir, van a usar todos los canales que tengan a mano para poder comprar y hacer consultas. Es importante que tengas en cuenta a estos clientes y puedas ofrecer un servicio completo: una tienda online preparada para ser navegada desde cualquier dispositivo, ya sean celulares, computadoras o tabletas.

3. Vincula tus tiendas online y offline cada vez que puedas

Hay muchas iniciativas que puedes probar para generar un vínculo provechoso entre estos dos canales:

  • Permite que alguien que te compró en tu tienda online pueda retirar el producto por tu tienda física.
  • Mantén los mismos precios y promociones de tus tiendas offline y online.
  • Ofrece que las personas puedan cambiar en tu tienda física un producto que compraron en tu tienda virtual.
  • Usa el empaque de los productos que vendes en tu tienda física para promocionar la URL de ecommerce.
468 ad